Soy Autónomo

Es curioso que los autónomos seamos el colectivo de la población activa más relevante dentro de la economía de un país porque genera un altísimo porcentaje de los puestos de trabajo, pero, al mismo tiempo, sea el colectivo más olvidado por éste en cuanto a políticas fiscales y sociales. Al margen de la reflexión y la crítica, y precisamente, por esto que acabo de comentar, debería ser el colectivo mejor preparado e informado en cuanto a finanzas personales y empresariales se refiere. Pero no es así. Lo normal es entregar por completo la gestión financiera y contable a un tercero, a un asesor. Eso me parece bien, es correcto, pero no por el hecho de externalizar esa gestión, tenemos que despreocuparnos de la salud financiera de nuestro negocio.

Hay muchos que controlan esta información, y aunque no tengo datos para concluir, sí me atrevería a decir que aquellos pequeños negocios que fracasan es porque sus propietarios no tenían una formación financiera sólida, ni de su negocio ni de sus propias finanzas personales.

No tener una formación financiera básica es uno de los motivos de fracaso en la puesta en marcha de negocios.

La economía familiar de un autónomo es mucho más compleja que la de un asalariado porque conviven elementos que se solapan pero que hay que aprender a identificar. El autónomo tiene una doble contabilidad, no, no me refiero a una contabilidad B, que alguno habrá también, pero en ese caso se trata de una triple contabilidad, me refiero a que tiene que convivir con la contabilidad propia de su negocio y con la de su economía familiar. Lo normal es que si no se separan esas contabilidades el negocio termine por quebrar y la economía familiar se resienta porque ya no perciben ingresos. Si regento un bar y un domingo hago 600 euros de caja, no puedo coger ese dinero para comprar los nuevos sillones del salón. Eso es mezclar contabilidades y les aseguro que esa práctica tiene un final dramático.

No distinguir la contabilidad del negocio de la contabilidad familiar puede desencadenar en la ruina total del negocio y de tu economía familiar.

Otra de las complejidades del autónomo es que percibe ingresos variables. Al contrario de lo que ocurre con un asalariado el autónomo no tiene ingresos fijos. Ello puede confundirle si no tiene el hábito de promediar ingresos anuales y de planificar convenientemente su negocio y sus finanzas personales particulares.

Incluso en materia de inversiones, no tiene las mismas necesidades financieras un pequeño negocio que una economía familiar, así que no vale el mismo producto financiero para uno que para el otro.

Si el autónomo no tiene la formación financiera adecuada está expuesto a una serie de decisiones que, mal tomadas, puede llevarle a la ruina de su negocio y, con él, la de su familia.

Aunque me consta que somos un colectivo donde no nos dan las horas del día, hay que sacar un número de horas semanales para formación. Para formación que beneficie a nuestro negocio, como tendencias del sector, nuevos métodos de marketing, finanzas personales y familiares, finanzas que contemplen por separado el negocio de las finanzas familiares pero que tenga una visión global para decidir conjuntamente, inversiones que rentabilicen el exceso de tesorería del negocio, etc.

Necesitas una formación financiera que contemple por separado negocio y familia pero que te ayude a decidir con una visión global.

Planificar la jubilación debería ser crucial para todo ser humano pero para los autónomos debería ser prioritario ya que, es norma habitual, cotizar por el mínimo legalmente exigido, sin saber exactamente las repercusiones que esto podría tener. La consecuencia es que a la hora de recibir la pensión suele ser más baja que las de los asalariados porque han cotizado por el mínimo exigible. Si no se planifica convenientemente la jubilación es posible llegar a esa edad con una merma sustancial de los ingresos. Si tu salud te lo permite puedes seguir trabajando pero si no es así, te esperan unos años complicados.

Hay que prepararse, hay que formarse, hay que informarse. ¿Cómo te podemos ayudar?

Si quieres ser de los listos que forman parte de la comunidad de finanzasparalistos.com y gozar de contenido exclusivo para seguidores

suscribete