Soy estudiante

Aunque no soy Rappel, un afamado adivino que quizás ni conozcas porque eres muy joven, sí que me atrevo a adivinar que estás estudiando. Lo más probable es que ya estés pensando en tu futuro profesional, quizás ya estés estudiando una carrera o un módulo de formación profesional, incluso es posible que lo estés acabando.

Desde un punto de vista financiero, en esta fase de tu vida ya te habrás relacionado con el dinero y con el ahorro a través de las becas (si tuviste la suerte de recibirlas) o es posible que, sin haber empezado a trabajar, ya tengas alguna deuda que le han servido a tus padres, incluso a ti mimo, para poder pagarte los estudios.

En esta etapa de la vida tenemos que empezar a familiarizarnos con ciertos elementos de finanzas personales para tener un buen control sobre los conceptos básicos al finalizar esta fase. Lo más probable es que no tengas mucho dinero y el poco que te entra se te va  rápidamente. Son muchos los gastos y los proyectos que uno tiene en esta parte de la vida y el dinero no te da, pero ten en cuenta que si no formas tu educación financiera y creas una inteligencia financiera corres el riesgo de empezar a trabajar sin formación financiera y el dinero se nos irá de nuestras manos fácilmente porque nunca nos hemos visto antes con tanto.

Que no tengas dinero no significa que no puedas aprender a gestionarlo, administrarlo e invertirlo. Lo más probable es que hayas obtenido el carnet de conducir  y no tengas coche.

Estos asuntos no se enseñan en la escuela y ni tan siquiera en las Facultades de Económicas o Empresariales. En esas facultades te enseñan a gestionar el dinero de las empresas pero no el tuyo propio. Es cierto que los más avispados entienden perfectamente que una economía familiar tiene que funcionar como la economía de un país o la economía de una empresa, pero te aseguro que no todo el mundo lo ve así.

La responsabilidad financiera es una parte fundamental de la educación de cualquier persona y desarrollarla en esta fase de tu vida te evitará muchos sustos en el futuro.

Por mi vinculación profesional en banca he visto a directores de oficina que cobraban más de 3.000 euros mensuales y al llegar el día 20 del mes pedían un anticipo. ¿Cómo es posible que un director de oficina llegue a ese extremo? – La respuesta es sencilla, porque no saben gestionar su propio dinero y patrimonio.

Y si un director de oficina no es capaz de gestionar su dinero y patrimonio, ¿cómo lo voy a hacer yo? te preguntarás. Pues con la ayuda de los profesionales que hacemos posible Finanzas para Listos. Tenemos un método de aprendizaje donde recogemos los aspectos más relevantes que toda persona debería saber para desenvolverse con total soltura por el mundo financiero sin ser engañado y tomando sus propias decisiones financieras. No permitas que otros decidan por ti, eres muy joven como para permitirlo.

Al igual que has tenido personalidad para elegir una carrera o módulo de formación profesional, toma las riendas de tu educación financiera y complementa tu profesión con inteligencia financiera. Con esa combinación te aseguro que tendrás un futuro prometedor.

Si quieres ser de los listos que forman parte de la comunidad de finanzasparalistos.com y gozar de contenido exclusivo para seguidores

suscribete